Genocidio en Filipinas sin leyenda negra para USA, y la masonería…

Genocidio en Filipinas sin leyenda negra para USA, y la masonería…

Al poco tiempo de la derrota y perdida en 1898 de España en Filipinas, comenzó un conflicto bélico como era de esperar entre el ejército filipino y aquellos invasores que venían ayudarlos a expulsar a España después de más tres siglos de presencia y legado hispano en dichas islas.

Leer más

La Batalla de Gagayán

La Batalla de Gagayán

Vídeo sobre la Batalla de Cagayán, y el histórico encuentro entre la infantería española y los piratas del pacifico, liderados por los temibles ronin (samurái sin amo durante el período feudal de Japón, entre 1185 y 1868)

Estos encuentros bélicos suponen la única evidencia histórica de un enfrentamiento armado entre europeos y más concretamente españoles y samuráis. De este episodio, la historia tradicional japonesa cuenta que sus guerreros fueron derrotados por unos demonios, mitad peces mitad lagartos, llegados en unos grandes y extraños barcos negros. Estas criaturas salían como bárbaros de la mar y atacarles tanto en tierra como en mar era un asunto peligroso y casi suicida. Desde entonces los samuráis llamaron a los infantes de marina españoles «wo-cou» (peces-lagarto), en reconocimiento a la audacia con la que habían luchado y vencido en los Combates de Cagayán.

Está es su historia.

 

El Cantar del Mío Cid | Destierro del Cid Campeador

El Cantar del Mío Cid | Destierro del Cid Campeador

El “Cantar del Mío Cid” se considera la primera gran obra de la literatura  española, escrita en una lengua romance, de la cual se ha dicho que es el bello pórtico de nuestra literatura medieval. Hablamos sin lugar a dudas del mayor de los cantares de gestas de los españoles allá por la Edad Media. Leer más

Primer acto hostil norteamericano en 1898; el Almirante Cervera partía de Cadiz hacia Cuba

Primer acto hostil norteamericano en 1898; el Almirante Cervera partía de Cadiz hacia Cuba

Corría el año 1898 y comenzaban los preparativos de la guerra hispano-estadounidense. Después de la sucia jugarreta por los gringos y su auto-hundimiento del acorazado Maine, buscando un último pretexto para hacer ver al mundo, una justificación para atacar los últimos territorios españoles en ultramar.

Leer más

La derrota de la invasión anglo-portuguesa en el Río de la Plata y Pedro de Cevallos

La derrota de la invasión anglo-portuguesa en el Río de la Plata y Pedro de Cevallos

En tiempos convulsos donde Europa se encuentra en una encrucijada con su destino, el Reino Unido de Gran Bretaña abandona la Unión Europea. En una comunidad política en crisis, que aplica políticas lesivas contra su identidad, fomenta la inmigración descontrolada, menoscaba la soberanía nacional de sus miembros, con una burocracia abandonada al mundialismo y que pierde inexorablemente protagonismo internacional, poco futuro tiene por delante un proyecto semejante.

El Reino Unido se marcha de la UE pero deja una colonia en territorio peninsular español: Gibraltar. Las relaciones históricas entre la Corona Española y Británica siempre han sido conflictivas, ya sea por disputas de poderes territoriales, dinásticos, económicos e incluso de corte espiritual que determinaron un modo de ser y una visión del mundo diferenciada.

España se queda; se “disuelve” cada vez más en esa UE que es cada día menos europea y mucho menos reclama por su soberanía arrebatada. Gibraltar es una humillación anacrónica intolerable, pero ahí sigue como un símbolo ofensivo al espíritu hispánico. La “agenda” impone otros asuntos.

Pero no siempre fue así, lo sabemos. España ha plantado cara y muy dignamente a través de los siglos al poder británico. Hoy, ante esta nueva situación política e histórica, hace falta, más que nunca, esa determinación y firmeza tan nuestra para recuperar lo sustraído. Ejemplos de ello abundan, pero curiosamente hechos históricos donde estos dos elementos primaron ante el secular enemigo han sido olvidados o intencionalmente ocultados. Hoy daremos una mirada a un acontecimiento importante, no solo para España sino para toda la Hispanidad, como la invasión anglo-portuguesa al Río de la Plata, su derrota y al protagonista de la victoria, don Pedro de Cevallos.

Antecedentes y marco

En 1756 estalló La guerra de los Siete Años. Dos bandos en disputa, uno liderado por Gran Bretaña junto a Prusia, Portugal y algunos pequeños principados y condados europeos; el otro por Francia, Austria, España, Suecia, Rusia (que en 1762 cambia de bando) y otros pequeños reinos aliados. Las alianzas y el mapa que hoy llamaríamos geopolítico fueron volubles y complejas en un conflicto que se disputó en Europa, América, la costa occidental de África, la India y las Filipinas.

España, unida por los lazos familiares borbónicos, tomó partido por los franceses desde 1761 mediante el «Pacto de Familia». Objetivamente, Gran Bretaña había aumentado los agravios hacia España poniendo en peligro el comercio y la seguridad española en América. Si Francia salía derrotada por los ingleses en América del norte, España quedaría también en una situación desfavorable. Todo ello llevó a Carlos III tomar parte del asunto. En este marco se desarrollaron los acontecimientos sucedidos en el Río de la Plata.

La conflictividad de Colonia del Sacramento

En 1680 el Gobernador de Río de Janeiro, el portugués Manuel Lobo, encomendado por el Príncipe Pedro II de Portugal, creó un bastión de penetración en la costa del Río de la Plata fundando Colonia del Sacramento. A partir de entonces las disputas territoriales entre Portugal y España por el dominio de la región fueron constantes en un sitio estratégico, ya que desde el Río de la Plata se ejercía control sobre las entradas a los Ríos Uruguay y Paraná. El contrabando realizado desde allí por los ingleses y portugueses, aliados comerciales y políticos desde 1703, además de holandeses y franceses con una Buenos Aires que por entonces formaba parte del Virreinato del Perú, determinó el rumbo de los acontecimientos por venir.

La Corona Española dispuso desde un primer momento una expedición para expulsar a los portugueses de la Colonia de Sacramento. El cambio de mano a partir de entonces fue una constante y el 7 de agosto de 1680 la plaza fue tomada. En 1683 fue restituida a los portugueses por acciones diplomáticas. En 1705 fue recuperada, pero volvió a ser devuelta en 1716 luego de la Paz de Utrech. En 1735 Colonia fue sitiada hasta 1737. La plaza siempre fue un problema para la Corona de España.

Pedro de Cevallos, el Héroe del Plata

En 1761, ya en guerra con Inglaterra y Portugal, el gobernador del Río de la Plata, Pedro de Cevallos entra en escena. Militar aguerrido y hombre inteligente, leal a la Corona de España, participó en la campaña en Italia, como parte de la Guerra de Sucesión Polaca. Acompaño al infante Carlos en Nápoles, y marchó como teniente hacia el norte de Italia. Ya como coronel luchó en la Guerra de Sucesión Austriaca, participó de la toma de Niza y obtuvo el grado de brigadier. Su carrera militar fue en ascenso luchando en la conquista del Ducado de Parma y Milán. Un hombre valiente y cabal, fiel a España donde ella necesitase de los servicios de sus mejores hombres.

Cevallos, Gobernador del Río de la Plata, en 1761 a las órdenes de Carlos III, exigió al virrey del Brasil la entrega de Colonia y de la isla Martín García. Previendo la guerra fortificó el puerto de Ensenada en la costa occidental del Río de la Plata, y aprovisionó las guarniciones de Montevideo y Buenos Aires. Ante la negativa y la situación de guerra, inició el ataque a los dominios portugueses. El Tratado de Permuta, firmado con Portugal en 1750 para delimitar las fronteras de los reinos, había quedado de hecho sin efecto. En el mismo se contemplaba el cambio de la Colonia del Sacramento por las Misiones Orientales, es decir los siete pueblos de guaraníes que quedaban al este del río Uruguay.

El Gobernador sitió Colonia del Sacramento, tomándola el 29 de octubre ocupando también Maldonado. Gran Bretaña y Portugal organizaron una flota combinada, que fue costeada por la Compañía Británica de las Indias Orientales, y la enviaron al Río de la Plata con la intención de apoderarse de ambas márgenes del estuario. La Banda Oriental quedaría en poder de Portugal y la Banda Occidental, incluyendo Buenos Aires, quedaría en manos de Gran Bretaña, un viejo plan de invasión se había puesto en marcha finalmente. El contexto de la Guerra de los Siete Años fue ideal para lograr esas pretensiones de expolio, saqueo y cambio de manos de las ricas tierras sudamericanas.

La Corona Británica pone en marcha su maquinaria. El Inglés John Mac Namara fue el jefe de la expedición, al mando del moderno navío, el Lord Clive. Una poderosa flota zarpó de Inglaterra en julio de 1762, poniendo rumbo hacia el Sur. Desde Lisboa el gobierno portugués envió a Río de Janeiro una carta para su gobernador Gomes Freire de Andrade ordenando que “asistiera a los ingleses en cuanto necesitaran”. La Alianza entre Inglaterra y Portugal una vez más estaba en marcha cumpliéndose la orden a rajatabla.

Las fuerzas conjuntas arribaron frente Maldonado a principios de diciembre de 1762 y allí se enteraron de la perdida de Colonia. Se dirigieron hacia a Montevideo e intentaron atacar Buenos Aires ya que allí se encontraban los caudales que serían enviados hacia España. Una serie de errores y los bancos de arena lo impidieron e intentaron el ataque a la plaza de Montevideo, pero debido también al calado de las naves decidieron dirigirse a Colonia y atacarla.

Mac Namara encabezó el ataque con la Lord Clive. La nave se incendió por una “bala roja”, una bala de hierro al rojo vivo. La tripulación pereció quemada o ahogada, Mac Namara entre ellos. Solo sobrevivieron alrededor de 80 hombres de los más de 350 que la integraban. El resto de la flota enemiga, seriamente dañada finalmente se retira. La Victoria era española y llevaba una vez más el nombre de Pedro de Cevallos.

Pero en febrero se firmó el Tratado de París en 1763, por lo que Cevallos se vio obligado a devolver Colonia a los portugueses. La entrega de Colonia a Portugal tuvo lugar el 27 de diciembre de ese año tomando las suficientes precauciones para que no vuelva a ser una amenaza extranjera en un punto estratégico para la Corona.

Don Pedro de Cevallos regresó a España, pero el destino lo llevó nuevamente hacia la Tierra del Plata convirtiéndose en 1776 en el primer Virrey del nuevo Virreinato del Río de la Plata. El territorio estaba formado por las gobernaciones de Buenos Aires, el Tucumán, el Paraguay, la Real Audiencia de Charcas y el Corregimiento de Cuyo, todos hasta entonces parte del Virreinato del Perú.

En 1778 regresa a la península gravemente enfermo de paludismo, enfermedad contraída años antes cuando batalló en la zona tropical en disputa con los portugueses al sur del hoy Brasil. No llegó a Madrid, falleció en Córdoba el día 26 de diciembre de 1778 en el convento de San Jacinto de los padres Capuchinos. Sus restos descansan en la Capilla de Villaviciosa de la Catedral de Córdoba.

Historia y nuevos desafíos

España vs. Inglaterra. La lista de disputas y enfrentamientos en el campo de batalla, de las ideas y de la diplomacia es enorme. Se pudo con ellos y con otros, una y otra vez, hemos salido victoriosos la mayoría de veces, otras no, pero siempre con grandeza y altura. Eso sí, en lo que hoy frívolamente se llama “el relato”, lamentablemente no. Y lamentablemente muchos españoles y sus descendientes lo aceptan o ignoran la verdad. En ese campo hay que dar la batalla de las Ideas, ahí es donde hay poner el esfuerzo para volver a retomar el camino perdido.

Esta historia y estos héroes que compartimos españoles, argentinos, uruguayos, peruanos y toda la Hispanidad nos sirven de ejemplo para enfrentar estos tiempos de desunión y falta de valores desde otra perspectiva. Es falso que lo que mueve a los hombres y el mundo sea solo el interés económico y este episodio es una muestra de ello. Una sociedad que tiene claro su origen, tradición y destino, inspirado por la idea de trascendencia, es fuerte y prácticamente invencible. Aún es posible volver a plantar cara a la ignominia si recuperamos esa determinación y coraje para defender lo nuestro.

Hoy la situación es la que es, y a partir de ver y aceptar el desafío, poco a poco podremos reconstruir y restaurar esos principios que definieron nuestra identidad, la identidad Hispánica. Solo con esa fuerza recuperada podremos hacer frente a los peligros venideros de este tiempo.

Como lo hizo don Pedro de Cevallos y sus aguerridos hombres en las lejanas tierras el Río de la Plata, tan cercanas en nuestro corazón y espíritu hispánico.

 

José Papparelli

«La Guerra de Flandes y el Camino Español» Atravesar caminando una Europa en guerra

«La Guerra de Flandes y el Camino Español» Atravesar caminando una Europa en guerra

Pintura de Augusto Ferrer-Dalmau

Los tercios españoles fueron unidades del  Ejército español  que tuvieron una enorme actividad entre los siglos XVI y XVII durante la época de la Casa de Austria. Sus valientes y feroces soldados lucharon en tres continentes y aún en situaciones adversas jamás pensaban en capitulaciones. Eran temidos por sus enemigos y considerados en la historia «como una  una de las mejores infanterías nunca vistas». Leer más

El Tratado de los Toros de Guisando

El Tratado de los Toros de Guisando

Uno de los pasajes menos conocidos de nuestra historia, tiene lugar allí donde los antiguos celtíberos decidieron esculpir los famosos toros pétreos de Guisando. Más de quince siglos después de aquella gesta artística y seguramente religiosa, una mujer, una reina que dejaría para siempre su impronta en la historia de la hispanidad y por tanto en la historia universal, nuestra querida Reina Isabel, fue protagonista inevitable de un suceso único en nuestra historia.

La Guerra de Sucesión Castellana se había iniciado en el año 1464, cuando un grupo de nobles se había rebelado con la intención de hacer abdicar al rey y deponer a su valido, Beltrán de la Cueva. Los nobles rebeldes llegaron a realizar una ceremonia (la Farsa de Ávila de 1465) en la que depusieron simbólicamente a Enrique IV y entronizaron en su lugar a su medio hermano Alfonso.

Leer más

Fernando III de León y de Castilla conquista Sevilla

Fernando III de León y de Castilla conquista Sevilla

El 23 de noviembre de 1248 tropas cristianas al mando del rey Fernando III de León y de Castilla, también llamado “El Santo” conquistan la ciudad de Sevilla la cual se encontraba bajo dominio musulmán del caíd Axataf.

En el siglo XVII Francisco Pacheco pintó la entrega de llaves de Sevilla a Fernando III por parte de Axataf.

 

20 noviembre, fallecen Primo de Rivera, Durruti y Franco.

20 noviembre, fallecen Primo de Rivera, Durruti y Franco.

Tal día como hoy de 1936 fusilan a José Antonio Primo de Rivera fundador de Falange Española en una cárcel de Alicante.

Ese mismo día muere el anarquista Buenaventura Durruti, herido de bala el día anterior en los inicios de la guerra civil española.

Ese mismo día, 39 años después fallece el Jefe del Estado, Francisco Franco.

 

Las Naciones Unidas instan a España y Reino Unido a negociar la situación de Gibraltar.

Las Naciones Unidas instan a España y Reino Unido a negociar la situación de Gibraltar.

El 18 de noviembre de 1976 la Asamblea General e las Naciones Unidas insta a los Gobiernos de España y del Reino Unido de Gran Bretaña a que inicien nuevamente las negociaciones en relación a la ocupación del peñón de Gibraltar.

Pasados más de 40 años, el peñón sigue bajo bandera británica, La recuperación de este territorio español irredento es una deuda pendiente.

Los Tercios no se rinden; Los héroes de Castelnuovo

Los Tercios no se rinden; Los héroes de Castelnuovo

Tras la Jornada de Túnez y la gran victoria del Imperio español, el pirata berberisco Barbarroja había escapado en los últimos momentos previos a la caída de la ciudad.

Tras aliarse con los otomanos, los siguientes años, este pirata se dedicaría a sembrar el terror a lo largo de las costas mediterráneas subvencionado y bajo bandera turca.
En el año de 1537 tras sus saqueos en costas italianas y griegas, Barbarroja entrega al sultán un tributo consistente en más de 3000 esclavos; entre mujeres y hombres jóvenes y no menos de medio millón de piezas de oro y otros ricos presentes.

Leer más

Los arcabuceros de Medina del Campo y la defensa de Viena

Los arcabuceros de Medina del Campo y la defensa de Viena

Tengo el gran privilegio de abrir este Blog de artículos de opinión, el cual, tendrá por objetivo el ayudar a difundir la esencia de nuestra asociación que no es otro que la defensa rigurosa e histórica de la Hispanidad como concepto universal y su indudable madre, la cual fue sin equivoco alguno La Reconquista.

Leer más


Translate »