Creación «Tercio de la Armada del mar océano»: La infantería de marina más antigua del mundo

Creación «Tercio de la Armada del mar océano»: La infantería de marina más antigua del mundo

Creación «Tercio de la Armada del mar océano»: La infantería de marina más antigua del mundo

Se dice que no hay un solo rincón del planeta donde no esté enterrado un soldado español, y que probablemente muchos de ellos correspondan a un soldado español del Real y Glorioso Cuerpo de Infantería de Marina.

«… es el verbo de la Historia Militar de España, porque allí donde se ha combatido en mar o en tierra, siempre ha habido un soldado de Infantería de Marina…; que es el símbolo de la gloria de la Marina entera, porque sin sus grandes y preclaros servicios aparecerían más oscurecidos y flotarían aún más los días tristes que ha tenido la Marina de Guerra…, un Cuerpo que no ha tenido un solo día de descanso cuando la Patria ha estado en peligro, y que ha combatido,… por tierra y por mar, en todas las latitudes, en todos los campos de batalla y en todas las regiones…».

Conde de Torre Vélez en el Parlamento en 1904


Historia y creación de la Infantería de Marina

REAL DECRETO 1.888/1.978, de 10 de julio, por EL QUE SE RATIFICA LA ANTIGÜEDAD DEL CUERPO DE INFANTERÍA DE MARINA

REAL DECRETO 1.888/1.978, de 10 de julio, por EL QUE SE RATIFICA LA ANTIGÜEDAD DEL CUERPO DE INFANTERÍA DE MARINA

La Infantería de Marina española tiene su origen más remoto en una disposición del rey Carlos I que en 1537 ordena crear unas unidades de arcabuceros asignadas en permanencia a la Real Armada y con misiones exclusivas de combate en el abordaje de las naos enemigas y en la defensa de las galeras propias. Estas unidades fueron conocidas como «Compañías Viejas del Mar de Nápoles» y respondían a la necesidad táctica en el combate naval de la época de contar con una infantería que combatiera con la misma naturalidad y pericia tanto en tierra como embarcada. En 1566, en respuesta a la necesidad estratégica que se puso de manifiesto en el intento de conquista por parte del imperio otomano de la isla de Malta que fue salvada in extremis por las fuerzas cristianas que tardaron cuatro meses en constituirse y enviarse en refuerzo de los Caballeros de Malta, el rey Felipe II da el espaldarazo definitivo a la Infantería de Marina al ordenar la creación de varios tercios asignados en permanencia a la Armada para reducir con ello los tiempos de respuesta. Así, el 27 de febrero de 1566 se crea el «Tercio de la Armada del Mar Océano», el más conocido de todos ellos, que tan sólo cinco años más tarde se va a mostrar decisivo en el devenir de la batalla naval más importante de la época, la batalla de Lepanto, en la que más de la cuarta parte de las tropas cristianas embarcadas pertenecían a dicho tercio y fueron las tropas que rindieron a la galera Sultana, la capitana de la flota turca. Doce años después, el mismo tercio protagonizó la conquista de la Isla Tercera (1583) en el Archipiélago de las Azores, siendo la primera acción anfibia destacada de la infantería de marina más antigua del mundo.

Escudo Infatería de Marina de 1537 a 1931

Escudo Infantería de Marina 1537 a 1931

La antigüedad de 1537 ha sido ratificada por diferentes reales decretos a lo largo de la historia en los diferentes procesos de reorganización y asignación de antigüedad a las distintas unidades del Ejército de Tierra y la Armada, siendo el primero firmado por el rey Felipe V en 1717 y el último, el Real Decreto 1888 de 10 de julio de 1978, firmado por SM El Rey Juan Carlos I.

Desde su creación, el Cuerpo de Infantería de Marina ha combatido por mar y por tierra en todos los conflictos armados en los que España se ha visto inmersa, ganándose el calificativo de glorioso por su heroísmo y abnegada entrega a lo largo de todos ellos. Las unidades de nuestra Infantería de Marina han jalonado de acciones heroicas du participación en las guerras en las posesiones españolas en Europa durante la época imperial, en la Guerra de la Independencia, en las campañas en Hispanoamérica, Cuba, Filipinas, África, Guerra Civil, Guinea y Sidi Ifni. Su entrega y arrojo ha sido permanente a lo largo de su historia, sirva a modo de ejemplo, que fueron unidades de Infantería de Marina las primeras tropas españolas que pisaron suelo francés persiguiendo al ejército napoleónico expulsado de la Península Ibérica.

Antigüedad de la Infantería de Marina

Antigüedad de la Infantería de Marina

Ya en la actualidad, dentro del proceso de reorganización seguido por la Armada para orientar la Fuerza Naval al siglo XXI se crea en el año 2004, y dentro de la Fuerza de Infantería de Marina, la Fuerza de Protección, que engloba a los Tercios y Agrupaciones ya existentes a excepción del Tercio de Armada que se mantiene como la Fuerza de Desembarco de la Armada para la ejecución de operaciones anfibias. La nueva Fuerza de Protección, además de mantener las tradicionales misiones de protección a autoridades, instalaciones navales, acuartelamientos y buques, contribuye activamente en la misión de seguridad marítima de la Armada Española proporcionando equipos operativos a bordo de los buques para la ejecución de abordajes dentro de las operaciones de vigilancia e interdicción marítima.

Por último, en el año 2009, la instrucción 52/2009 del AJEMA reorganiza toda la fuerza de la Armada, quedando la Fuerza de Infantería de Marina bajo el mando del Almirante de la Flota junto a la Fuerza de Acción Naval y la Fuerza de Acción Marítima. En dicha instrucción se dispone así mismo que la Fuerza de Guerra Naval Especial pase a formar parte de la Fuerza de Infantería de Marina.


Distintivo de su uniforme

Bombardeo del Castillo del Morro por parte de la flota británica el 1 de julio. En la imagen se ven a los navíos HMS Cambridge, HMS Dragon y HMS Marlborough mientras disparan contras las murallas del castillo.

Desde 1763 la Infantería de Marina es Cuerpo de Casa Real como recompensa a la heroica defensa del Castillo del Morro de la Habana frente a la flota inglesa y desde dicha fecha mantiene el privilegio de lucir en la bocamanga de sus uniformes las sardinetas propias de las compañías de preferencia así como vestir los colores azul y rojo de Casa Real.

Los honores y privilegios propios de este Cuerpo pueden resumirse en el concedido por Real Orden de 1886: «Ocupar en campaña el puesto de mayor peligro, el de extrema vanguardia en los avances y de extrema retaguardia en la retirada».


Épocas

Más de cuatro siglos contemplan las vicisitudes del Cuerpo de Infantería de Marina, pudiendo distinguirse en su trayectoria histórica cinco épocas perfectamente diferenciadas, cada una con una función predominante que la caracteriza.

PRIMERA ÉPOCA (1537 – 1717)

Infantería de Armada.– Creada por Carlos I en 1537, al asignar de forma permanente a las escuadras del Mediterráneo las Compañías Viejas del Mar de Nápoles. Sin embargo, es Felipe II el que crea el concepto actual de «Fuerza de Desembarco», es decir, proyección del poder naval sobre la costa, por medio de fuerzas que, partiendo desde las naves, fueran capaces de abordarlas sin menoscabo de su capacidad de combate en tierra. A esta época pertenecen los famosos Tercios:

Escudo Tercio Nuevo del Mar Océano

Escudo Tercio Nuevo del Mar Océano

  • Tercio del Mar de Nápoles.
  • Tercio de Armada del Mar Océano.
  • Tercio de Galeras de Sicilia.
  • Tercio Viejo del Mar Océano y de Infantería Napolitana.

De ellos, el primero es realmente el «alma mater» de la Infantería de Marina.

Hasta 1704, durante el reinado de Felipe V, los Tercios se convierten en los Regimientos de Bajeles, Armada, Mar de Nápoles y de Marina de Sicilia, parte de los cuales pasan posteriormente al Ejército de Tierra y el resto sigue en la Armada constituyendo el «Cuerpo de Batallones de Marina«.

Entre las acciones más destacadas de esta época cabe citar:

  • La expedición de Argel, 1541.
  • La batalla naval de Lepanto, 1571.
  • La expedición de Túnez, 1573.
  • La conquista de la Terceras y Azores, 1582.
  • La expedición a Inglaterra, 1599.
  • La expedición a San Salvador , Brasil, 1625.

SEGUNDA ÉPOCA (1717-1827)

Cuerpo de Batallones de Marina.– Organizado en 1717 por el Ministro de Marina e Indias D. José Patiño, llegó a tener 12 batallones, siendo los primeros en constituirse los denominados: Armada, Bajeles, Marina, Océano, Mediterráneo y Barlovento. Su misión se centró en la guarnición de los buques en los que predominaban los fuegos de fusilería durante el abordaje, además de formar parte de las dotaciones de artillería y de realizar desembarcos, formando parte de las «Columnas de Desembarco» constituidas por la suma de las guarniciones de los buques que intervenían en la acción.

Durante esta época, un total de 110 años, su actuación fue decisiva en múltiples ocasiones, pudiendo citar entre otras:

Escudo Nuevo de la Armada del Mar Océano

Escudo Nuevo de la Armada del Mar Océano

  • Conquista de Cerdeña, 1717.
  • Conquista de Nápoles y Sicilia, 1732.
  • Expedición a Pensacola (Florida), 1770.
  • Defensa de La Habana, 1762.
  • Expedición a Argel, 1775.
  • Desembarco enTolón, 1793.
  • Defensa de Ferrol, 1800.
  • Reconquista de Buenos Aires, 1806.

En la guerra de la Independencia se distingue en las acciones de Bailén, Ocaña, Talavera, Fuente Frías y Tolosa.


TERCERA ÉPOCA (1827-1931)

Real Cuerpo de Infantería de Marina. Las necesidades de las guerras carlistas, cantonales y ultramarinas, dan a la Infantería de Marina un carácter de Fuerza Expedicionaria casi permanente.

Las campañas de Conchinchina (1858), Méjico (1862), Santo Domingo (1804), Cuba y Filipinas (1898), y las de Africa (1859), son los escenarios de los Batallones Expedicionarios, alguno de los cuales llegó a permanecer diez años seguidos en los territorios de ultramar.

Teniente Coronel Albacete Fuster

Teniente Coronel Albacete Fuster

En esta época tiene lugar una de las actuaciones más gloriosa del Cuerpo de Infantería de Marina, la acción de San Pedro Abanto, el 27 de marzo de 1874 durante las guerras carlistas. En ella, el segundo Batallón del Primer Regimiento de Infantería de Marina, al mando del Teniente Coronel D. Joaquín Albacete Fuster, asalta las trincheras a «paso de ataque» con sus oficiales al frente de las compañías, rompe el cerco de Bilbao, llegando hasta Murrieta en una heroica y brillante carga a la bayoneta.

Los acontecimientos del Norte de Africa, en las primeras décadas del siglo XX, reclamaron la intervención de las Unidades de Infantería de Marina que se distinguen en numerosas acciones: desembarco y ocupación de Tánger (1906), desembarco en Larache (1911), combates de Bu-Maiza (1912), T´Zaletza (1913), el Fondak (1919), Kudia Rapta y el desfiladero de Afarmun (1920), Verda y Dar-Mestad (1921). En 1925 tiene lugar el desembarco de Ahucemas, brillante acción de los Ejércitos Nacionales, en el que un batallón expedicionario del Cuerpo toma parte, en vanguardia, de la columna del General Fernández Pérez.


CUARTA ÉPOCA (1931- 1957)

Cuerpo de Infantería de Marina. Al finalizar la Primera Guerra Mundial y fundamentalmente por el llamado «desastre de Gallipoli«, cuyo fracaso no fue objeto de un detallado análisis, y pese al éxito del desembarco del Alhucemas, se abandona por parte de todas las potencias la táctica del asalto anfibio. Todas las Infanterías de Marina del mundo entran en crisis, y la Española no es una excepción, siendo declarada a extinguir en 1931.

Soldado I.M. (Cuba)-1864

Soldado I.M. (Cuba)-1864

La Guerra Civil en 1936 reactiva una vez más a la Infantería de Marina. Sus unidades en ambos bandos combaten con heroísmo y distinción tanto en tierra como a bordo de los buques.

Finalizada la Guerra Civil, la actividad de la Infantería de Marina se limita, fundamentalmente, a guarnición de bases navales y dotación de buques.

La Segunda Guerra Mundial pone de manifiesto nuevamente la importancia de la Guerra Anfibia, el avance tecnológico de los medios, y las lecciones aprendidas de fracasos como el de Gallipoli posibilitan los nuevos procedimientos para realizar el asalto anfibio, lo que mueve a que los cuadros de mando de la Infantería de Marina realicen un esfuerzo de preparación y estudio que les permita ponerse al día en estas nuevas técnicas.

Durante esta época, las Unidades de Infantería de Marina recuperan su antigua denominación de Tercios, el de Ferrol, Cartagena, Cádiz y Baleares, y reciben el nombre de Agrupaciones las Fuerzas de la Jurisdicción Central (Madrid) y de la Base Naval de Canarias.


QUINTA ÉPOCA (1957)

Esta época, denominada la «actual», se inició en 1957; en ella la Infantería de Marina recuperó la misión de Fuerza de Desembarco que había tenido en su primera época. Un Decreto de mayo de 1968 asigna a la Infantería de Marina como misión principal «llevar a cabo acciones militares en la costa, iniciadas en la mar, con arreglo a los planes redactados por el mando», le corresponde además contribuir a la defensa y seguridad de las instalaciones, formar parte de dotaciones de buques y asistir a las autoridades marítimas cuando el ejercicio de su autoridad lo requiera.

Cuando las circunstancias lo requirieron volvió a hacer acto de presencia en su carácter de Fuerza Expedicionaria, como en las operaciones de Ifni y Sáhara (1957), estableciendo la primera cabeza de playa en la zona de operaciones, mereciendo la distinción del alto jefe del Gobierno General de aquellos territorios.

Teniente

Teniente

Se llevo primero a cabo la creación del «Grupo Especial» y posteriormente en 1969 por Decreto es reestructurado, recuperando su vieja y tradicional designación de «Tercio de Armada».

La Infantería de Marina adquiere una gran capacidad y adiestramiento en el combate en tierra al mismo tiempo que ha de dominar la complejidad técnica de las operaciones anfibias, razón principal de un Cuerpo que «ha de ser capaz de vivir en la mar para combatir en tierra«.

En 1969, fuerzas de Infantería de Marina desembarcan en Guinea Ecuatorial para proteger la evacuación de súbditos españoles residentes en la antigua provincia africana.

En 1975, unidades de Infantería de Marina perteneciente al TEAR embarcan en buques del Grupo Delta de la Flota, y se preparan para desembarcar en el Sáhara Occidental, pero la evolución de los acontecimientos hacen innecesaria su intervención.

A partir de 1989, después de la «caída del muro de Berlín» y la desintegración de la Unión Soviética, en un nuevo escenario estratégico que se caracteriza por la incertidumbre, las fuerzas anfibias adquieren aún una mayor importancia y con ellas, las de Infantería de Marina. El alto grado de alistamiento, interoperabilidad, la acción conjunta y multinacional, son características de las fuerzas actuales y necesarias en el ámbito estratégico.

La Armada Española inicia un programa de modernización del Grupo Delta de la Flota, fruto del cual son las LST,s tipo «Hernan Cortes» y los nuevos LPD,s tipo «Galicia».

La Infantería de Marina para adaptarse al nuevo escenario estratégico inicia un proceso de renovación orgánica, aprobado en 1996 por el Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada, junto con un programa de renovación de armamento, material y equipo. Al mismo tiempo que la Armada se esforzaba por modernizar la Fuerza Anfibia, el Gobierno decidió la total profesionalización de las fuerzas armadas, a lo que los planes de la Armada se ajustaron de una forma flexible.

A partir de 1990 se suceden las operaciones en el campo de las llamadas «Operaciones de Mantenimiento de la Paz«, en las que los oficiales de Infantería de Marina toman parte activa como muestra del compromiso de España con la paz y las organizaciones internacionales. En 1996 un Batallón de Infantería de Marina es desplegado en Bosnia-Hercegovina como parte de la Fuerza de Imposición de las Naciones Unidas (IFOR). Posteriormente, en 1999 otro Batallón de Infantería de Marina, el llamado Grupo Táctico «Albacete Fuster», despliega en la misma zona como parte de la fuerza de estabilización (SFOR), siendo relevado ese mismo año por otro del mismo Cuerpo llamado BRIMAR-XI «Diaz de Herrera».

Desde diciembre de 1999, una unidad de Infantería de Marina «FIMAR» se encuentra desplegada en Bosnia-Hercegovina.

En el mes de noviembre del pasado año 2004 otra unidad del Cuerpo «FIMEX» se encuentra en la isla de Haití en misión de estabilización y establecimiento de la paz.

El tiempo transcurrido desde 1996 es insuficiente para determinar si la importancia de lo anfibio, la profesionalización de las FAS, los compromisos nacionales e internacionales de la Infantería de Marina y la amplia gama de cometidos, en que podrán ser empleadas en el ámbito de lo conjunto y conjunto combinado, marcaran una nueva época para la Infantería de Marina Española.


Himno de la Infantería de Marina

Infantes de marina
marchemos a luchar,
La Patria engrandecer
y su gloria acrecentar,
nobleza y valentía
nuestros emblemas son:
no abandonar la Enseña
al ruido del cañón
porque morir por ella
es nuestra obligación.

No me llores madre mía
si en la lucha he de quedar
que es deber del español
! por la Patria !
su sangre derramar

A luchar, a luchar
bravos Infantes de Marina;
a vecer o morir
por defender la noble España.
Por su honor, por su honor
luchemos todos sin cesar
hasta lograr de nuestro suelo
la admiración del mundo entero

Infantes de marina
marchemos a luchar,
La Patria engrandecer
y su gloria acrecentar,
nobleza y valentía
nuestros emblemas son:
no abandonar la Enseña
al ruido del cañón
porque morir por ella
es nuestra obligación.

No me llores madre mía
si en la lucha he de quedar
que es deber del español
! por la Patria !
su sangre derramar

Gloria a los valientes
que por mar y tierra
heroicamente murieron
defendiendo su Bandera.

Sigamos su ejemplo
de valentía sin par,
que los Infantes de Marina
gloriosamente saben triunfar.

Autor: J. Raimundo

Fuente:

  • Web oficial de la Armada Española

Alejandro Piñero
Alejandro Piñero

Debes estar conectado para publicar un comentario

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: