Genocidio en Filipinas sin leyenda negra para USA, y la masonería…

Genocidio en Filipinas sin leyenda negra para USA, y la masonería…

Genocidio en Filipinas sin leyenda negra para USA, y la masonería…

Al poco tiempo de la derrota y perdida en 1898 de España en Filipinas, comenzó un conflicto bélico como era de esperar entre el ejército filipino y aquellos invasores que venían ayudarlos a expulsar a España después de más tres siglos de presencia y legado hispano en dichas islas.

Esta guerra filipino-estadounidense transcurrió del 4 de febrero de 1899 hasta el 16 de abril de 1902. Los gringos quisieron ponerle un nombre bastante descafeinado a este conflicto, con tal de lavar su imagen y de parecer unos angelitos de la caridad, llegando a llamar «Insurrección filipina» a esa matanza cruel que llevaron a cabo dejando alrededor de millón y medio de muertos.

Imagen de prensa mostrando la infame orden dada por el general Smith «MATAD A LOS MAYORES DE DIEZ (años)» New York Journal, 5 de mayo de 1902.

Con el cuento ese de que ellos tenían como único interés derrotar a España y ayudar a los filipinos a conseguir su independencia, que por cierto también eran ciudadanos españoles mientras estuvieron bajo España, cosa que nunca les concedieron los americanos cuando los anexionaron y los convirtieron en colonia.

Monolítico Masónico en Manila

Resulta que no solamente los estadounidense se fulminaron aproximadamente más de un millón de filipinos , una sexta parte de la población, se habla de  400.000 <<insurrectos filipinos>> y un millón de civiles gugus (término despectivo usado por los yanquis para referirse a los filipinos); de una población de 9 millones que rondaba en 1989. También eliminaron el idioma español que era el primer idioma hablado y en el cual estaba redactada la primera constitución y el propio himno de Filipinas. Era la lengua de comercio, de prensa y hasta de la propia política filipina junto con el tagalo. En definitiva, demolieron cultura, todo lo relacionado con la hispanidad y por consiguiente legado español.

Metieron preso al propio Emilio Aguinaldo quien fuera el líder independentista filipino, traicionando de forma desleal a quién les ayudó a expulsar a España de uno de sus dominios y territorios en ultramar. Detrás siempre estaba la mano oscura de la masonería, y no solo la masonería inglesa, norteamericana y francesa, también la española y la propia filipina. Esta última se dice que los orígenes de introducción de la masonería en las Filipinas son oscuros, como tantas otras cosas que se refieren esta organización. Ni siquiera pueden considerarse ciertos los datos que nos ofrecen los propios testimonios masones, que con frecuencia se sujetan los intereses de las diversas obediencias los del momento político en el que se formulan . En todo caso, es el mismo Miguel Morayta y Sagrario (historiador, periodista y político republicano español, considerado como una de las más insignes personalidades masónicas de la historia de España) quien nos dice que fue llevada en 1856 por el que luego fue general Malcampo continuada en 1859 por el marino Méndez Núñez.

Existe un Monolítico en Manila donde está la declaración de Aguinaldo atribuyendo a la masonería la instigación y el éxito de la secesión de España. En una de sus placas dice lo siguiente traducido al castellano «La exitosa revolución de 1896 fue ejecutada con inspiración masónica, y me aventuro a decir que la primera república filipina de la que fui su humilde presidente, fue un logro que debemos, en gran parte, a la masonería y a los masones» Firmado Emilio Aguinaldo.

Catedral basílica metropolitana de la Inmaculada Concepción ...

Catedral Basílica Metropolitana de la Inmaculada Concepción (Manila, Filipinas)

Años después de haber sido perseguido, encarcelado y traicionado Aguinaldo por parte de los norteamericanos; y abandonada la masonería, declaró su arrepentimiento en una entrevista que mantuvo Guillermo Gómez Rivera (GGR en adelante) con quien fue el primer presidente de la República de Filipinas, Emilio Aguinaldo, junto con su Señora, Doña María Agoncillo, en Cavite, el 16 de Diciembre de 1958.

GGR: ¿Está Su Excelencia arrepentido de lo que ha hecho en su vida?

SEÑOR AGUINALDO: Sí. Estoy arrepentido en buena parte por haberme levantado contra España, y es por eso, que cuando se celebraron los funerales en Manila del Rey Alfonso de España, yo me presenté en la catedral para sorpresa de los españoles. Y me preguntaron por qué había venido a los funerales del Rey de España en contra del cual me alcé en rebelión. Y, les dije que sigue siendo mi Rey porque bajo España siempre fuimos súbditos, o ciudadanos, españoles, pero que ahora, bajo los Estados Unidos, somo tan solo un mercado de consumidores de sus exportaciones, cuando no parias, porque nunca nos han hecho ciudadanos de ningún estado de Estados Unidos… Y los españoles me abrieron paso y me trataron como su hermano en aquel día tan significativo…

En resumen, los Estados Unidos de Norteamérica acometieron un terrible genocidio en Filipinas en cuanto a personas se refiere y también con la cultura hispánica. Llevaron un feroz plan para suprimir cualquier influencia española en el archipiélago, obligando a retornar a España a muchas familias españolas y no solamente por los bombardeos a población civil, también por eliminar las raíces de aquellos hispanos asentados incapaces de recuperar su esencia y antiguo esplendor.

Ellos alimentaron una leyenda negra contra España poniendo calificativos falaces como «potencia colonizadora». Cuando fueron ellos mismos incapaces de considerar ni siquiera a los filipinos como seres humanos y buscaron burdo pretexto para su intervención y por consiguiente masacre. Decía el entonces presidente de USA William McKinley «los filipinos eran incapaces de auto gobernarse», y que Dios le había indicado que no podían hacer otra cosa más que «educarlos y cristianizarlos», a pesar de que las Filipinas ya habían sido cristianizadas por los españoles a lo largo de varios siglos.

 

Omar Alejandro Piñero

Victorial Hispanico
Victorial Hispanico

Debes estar conectado para publicar un comentario

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: