Los paralelismos y similitudes que encontraron los españoles en América

Los paralelismos y similitudes que encontraron los españoles en América

Los  paralelismos y similitudes que encontraron los españoles en América

La Historia quiso que fuese precisamente la nación española quien descubriese el Nuevo Mundo. Serían los españoles los primeros en poner pie y desvelar casi todos los recónditos lugares de ese continente que luego pasó a llamarse América.

Cuando esos decididos y  valientes hombres zarparon desde el Puerto de Palos de la Frontera (Huelva) un 3 de agosto de 1492 con tres carabelas: La Niña, La Pinta y la Santa María; con esperanzas de encontrar una nueva ruta comercial que cruzara al Atlántico y poder llegar a Asia. No sabían que con su primera toma de contacto iban a dejar precedentes en la historia y un camino allanado para los que vinieron luego a esas tierras. Se había puesto ya un pie y sin quererlo, donde posteriormente se construiría una nueva civilización, La Civilización Hispánica.

Era un 12 de octubre del mismo año que partieron, cuando Colón y sus hombres pusieron pie en la de Guanahaní, la cual fue bautizada acto seguido como San Salvador (una de las Bahamas, llamada Watling en la actualidad) por parte de los recién llegados. A finales del mismo mes, exactamente el 27 de octubre en la noche divisan la isla que bautizaron como Juana (Cuba) en honor al príncipe Juan, primogénito de los Reyes Católicos. Fue al día siguiente cuando desembarcaron la mayor de las Antillas y espetó Colón una frase que quedaría para la historia “Esta es la tierra más hermosa que ojos humanos hayan visto”.

Continuaron navegando en busca del Continente, dejando atrás Cuba al ver que no existían gigantescas ciudades, ni civilizaciones considerables, más bien pequeñas poblaciones de nativos (taínos) que vivían en aldeas primitivas. A comienzos de diciembre continuando su navegación arriban a la isla bautizada como “La Española”, en la actualidad son los países de Haití y República Dominicana. En enero de 1493 se pusieron de vuelta a España para contar lo visto. Se veía que pronto nacería una nueva empresa, la cual cambio el mundo y la historia. Esta aventura les abría la puerta a los habitantes del viejo continente y fue España a la cabeza.

A muchos españoles les sorprendió la similitud de esas tierras, no solamente las descubiertas por Colón, sino el resto del continente en general que fueron poco a poco tomando los habitantes de la península Ibérica, con menor peso el vecino Portugal. La península Ibérica, anomalía ecológica dentro de Europa con ecosistemas muy parecidos a los descubiertos en América, les llevó a sus descubridores a establecer nombres por similitudes a sus tierras de origen, como Nueva Granada, Nueva Galicia, Córdoba, Cartagena, etc. Se observaban paralelismo sobre todo ecológico entre ambos continentes.

Encontramos similitudes como son Los Gredos y Los Andes, ambas cadenas montañosas, preciosas con su nieve, por sus paisajes. También en Los Pirineos Catalanes y las Montañas Rocosas de Norteamérica. España como nación más montañosa del viejo continente, se encontraba a su paso por América a esa cordillera que es el sistema montañoso más extenso del planeta, Los Andes.

Qué decir del clima veraniego y casi tropical de las Canarias y el Caribe. De las aguas azules turquesas y playas preciosas que encontramos en Varadero, provincia de Matanzas (Cuba); Playa Flamenco, en isla de la Culebra, Puerto Rico; Punta Cana en República Dominicana; en Cancún Méjico… Con las nada que envidiar de las Islas Baleares, como puede ser la Playa de Muro en Mallorca; con las playas de aguas no tan calurosas, más bien frescas de las Islas Canarias, las de Cádiz, etc.

También se encontraron desiertos con parecidos a los de la península Ibérica, nos referimos al de Sonora que ocupan parte de Méjico y USA, los de la Patagonia en Argentina, y por la parte Ibérica al desierto de Tabernas en Almería, el de Gorafe en Granada. Las Bardenas Reales de Navarra con su réplica mucho mayor  en los americanos de Atacama. Sin olvidar al pequeño cañón colorado de España, que son las barrancas del Burujón en la provincia de Toledo.

El ecosistema mediterráneo tan peculiar de la península ibérica con el resto de ella, encontraba sus reflejos en las mismas zonas mediterráneas de Chile, las estepas mesetarias ibéricas  tenían sus iguales en los llanos de la Pampa, Buenos Aires. Las húmedas Marismas del Guadalquivir se identifican en mayor dimensión con los humedales del Pantanal en (Paraguay, Bolivia y Brasil).

No hay un ecosistema en el mundo tan grande y húmedo como el del Amazonas, sin embargo España cuenta con una representación semitropical en el bosque de Laurisilva de las islas Canarias, conocido como la selva templada es un tipo de bosque subtropical propio de lugares húmedos y cálidos.

Los paralelismos y similitudes de España y América son más que evidentes, así como esa otra patria que expandieron los descubridores españoles, los cuales a pesar de haber perdido en 1898 la soberanía de sus últimos territorios de ultramar del continente americano, dejaron consigo una enorme huella, no solo cultural, una huella llamada HISPANIDAD.

“La Hispanidad no habita una tierra, sino muchas y muy diversas.” Ramiro de Maeztu

Omar Alejandro Piñero

Victorial Hispanico
Victorial Hispanico

Debes estar conectado para publicar un comentario

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: