Los Tercios no se rinden; Los héroes de Castelnuovo

Los Tercios no se rinden; Los héroes de Castelnuovo

Los Tercios no se rinden; Los héroes de Castelnuovo

Tras la Jornada de Túnez y la gran victoria del Imperio español, el pirata berberisco Barbarroja había escapado en los últimos momentos previos a la caída de la ciudad.

Tras aliarse con los otomanos, los siguientes años, este pirata se dedicaría a sembrar el terror a lo largo de las costas mediterráneas subvencionado y bajo bandera turca.
En el año de 1537 tras sus saqueos en costas italianas y griegas, Barbarroja entrega al sultán un tributo consistente en más de 3000 esclavos; entre mujeres y hombres jovenes y no menos de medio millón de piezas de oro y otros ricos presentes.

Tras la derrota de Andrea Doria en Prévenza, se forma una Liga a la que se afilian Austria, El Papa, la serenísima Republica de Venecia, y España. Llamada la Santa Liga; que termina encerrando a Barbarroja en el griego golfo de Arta. Pero la Liga no se organiza y se pierden o retrasan barcos y otra vez el ahora Almirante Barbarroja se vuelve a escapar.

Ante el desconcierto general, los españoles se despliegan en la costa adriática, ocupando entre otras plazas la fortaleza de Castelnuovo, en el territorio del Montenegro contompareneo.

El Tercio Viejo de Nápoles, liderado por Francisco Sarmiento, una de las primeras unidades que merecían el apelativo de Infanteria de Marina,tomaron la plaza apoyados por fuerzas venecianas.

Castelnuovo plaza clave para el control del Mar Adriático es reclamado por Venecia, pero el emperador Carlos les niega la plaza. El motivo, sigue hoy en día siendo un misterio.

Los de Venecia y los Estados Pontificios se retiran, dejando solos a los españoles. Tan solo cubiertos por 49 navíos al mando del gran Andrea Doria. Pero ante la llegada de más de 200 navíos turcos, Doria también opta por replegarse, dejando ante su destino a los de Francisco Sarmiento.

3000 castellanos encerrados en la fortaleza, contra 200 naves turcas o lo que es lo mismo 20.000 enemigos que pronto se convertirán en más del doble.

La consigna de Sarmiento era resistir. Pues desde los tiempos del Gran Capitán ningún Tercio se había rendido, nunca.

Sarmiento era natural de Burgos y de familia de alta alcurnia emparentada con Fernando III. Era pues soldado viejo, veterano de las Guerras Comuneras y en Italia desde 1531. Desde luego, no era un hombre dispuesto a rendirse.

Tras la llegada de nuevos refuerzos otomanos, los 3000 defensores se situaron ante no menos de de 50.000 atacantes. Y sin embargo, allí en la plaza del Castelnuovo, la piel Castellana se vendió cara; cada acometida otomana se respondía a fuego de arcabuz, tajo de espada y punta de lanza. Riada tras riada, los otomanos caían ante los muros de la ciudad.

Antes de desplegar la artillería, Barbarroja obró parlamento con el burgalés ofreciéndole una salida honrosa, pero Sarmiento no cedió y rechazó entregar la plaza.

Tras un intenso bombardeo, tan solo sobrevivieron 600 de los 3000 iniciales, que continuaron defendiendo la plaza a plomo y hierro acometida tras acometida. Hasta que solo sobrevivieron 200 combatientes españoles, frente a los 24.000 turcos caídos.

Los otomanos, no contentos con la captura, ejecutaron a 100 de los 200, dejando a la otra mitad como prisioneros pendientes de rescate.

Esta, es la historia olvidada y heroica gesta de Castelnuovo. Donde 3000 buenos y cristianos castellanos del Tercio Viejo de Nápoles, entregaron su vida en buena hora, por honor y deber ante su patria y su emperador.

Que su valor nunca caiga en el olvido.

Sergio Tapia
Sergio Tapia

Product Owner & Proyect Manager; Especialista en informática de Gestión ET y Experto en Seguridad por la UCA. Novelista con más de veinte títulos publicados y aficionado a la historia. Presidente de Victorial Hispánico.

Debes estar conectado para publicar un comentario

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: