Historia y origen de nuestro nombre y logotipo.

Sobre el nombre; Victorial

Victorial es una palabra española usada hacia finales del siglo XV para referirse a un conjunto de victorias.
El caballero Pero Niño -otro héroe español casi olvidado- hizo escribir su biografía de éxitos militares y personales de guerrero español con el título de «El Victorial», reeditado hace unos pocos años. Desde Victorial Hispánico queremos recordar todas esas victorias y grandezas que han permitido a nuestra nación llegar a estar hoy en el puesto 13 en el mundo. En el pasado fuimos los número uno, hispanizando, en el mejor sentido de la palabra, medio mundo.

Creemos que desde el conocimiento de esas victorias (no sólo militares) podemos animar a los españoles a dejar atrás complejos y a disponernos a abordar el futuro con el empuje que está implícito en una gran causa y la nuestra es España.

Sobre nuestro logotipo

Respecto a nuestra imagen, el logo de la asociación está compuesto por dos figuras.

– Cruz de Borgoña: debe su forma de ‘X’ al apóstol San Andrés, puesto que fue crucificado en esa posición allá por el siglo I en la ciudad de Patras (actual Grecia).

Al ser San Andrés el patrón del Ducado de Borgoña, esta cruz era su emblema, es por ello que fue introducida en España a través del duque Felipe «el Hermoso», marido de Juana «la Loca», y por tanto yerno de los Reyes Católicos.

A partir de ahí con el reinado de su hijo el Emperador Carlos I de España y V de Alemania, y especialmente con la formación de los archiconocidos Tercios, la cruz en sus numerosas variaciones constituyó un elemento identificador de la monarquía hispánica por todo el mundo.

– Planisferio de Felipe II: el Theatrum Orbis Terrarum fue el primer atlas moderno del mundo y su creación se la debemos a Abraham Ortelius, un cartógrafo flamenco que vivió entre 1527 y 1598 y que fue el geógrafo oficial de Felipe II.
En el Theatrum Orbis Terrarum fue la primera vez donde la totalidad del conocimiento del mundo por parte de Europa Occidental se reunió en un solo libro.
De hecho, se dice que Felipe II siempre tenía a mano su propio ejemplar del Theatrum Orbis Terrarum.

Es una auténtica joya cartográfica que viene a significar ‘Teatro del mundo’ y ese era el objetivo precisamente del atlas: representar el mundo como si de un teatro se tratase, un teatro donde tiene lugar la actuación de la Hispanidad.

Los originales se encuentran custodiados en la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca y en la Biblioteca Nacional de España.